viernes, 17 de octubre de 2008

A mi amigo Pedro

Al estar fuera de Plasencia no me había enterado de esta triste noticia. Ha sido esta tarde cuando mi hermano me ha dado la mala nueva y no he podido sino estremecerme.

Pedro era lo que simplemente podemos llamar una buena persona, de las mejores. Un hombre con carácter pero un grandísimo corazón. Lo conocí gracias a Radio Plasencia Centro y pronto se convirtió en un colaborador habitual y un gran amigo. Cuándo tuvo su primer susto por la salud, hace ya algunos años, le vi preocupado. Había adelgazado y empezó a cuidarse. Le veía ilusionado y con ganas de vivir y eso me alegró. Era un luchador en todos los sentidos. Un amante de su tierra y un defensor acérrimo de sus intereses, que siempre pasaban por los de su gente.

Hoy no tengo la oportunidad de estar en las Casas para darle un último adiós, pero sin duda me acercaré pronto a uno de esos castaños centenarios, de los que tan orgulloso se sentía, para dedicarle una despedida como merece.

Hasta siempre amigo Pedro.

1 comentario:

Espiral dijo...

Con respecto a esta entrada... que lo siento mucho.

Por lo demás, decirte que me encanta tu blog. Y que de vez en cuando es bueno coser los bolsillos rotos, más que nada, para que no se cuelen las cosas importantes...

Saludos