lunes, 3 de diciembre de 2007

Un espejo

Su mirada es un espejo mágico, que dibuja una sonrisa en la cara que refleja.
Su mirada es el pozo de aguas cristalinas donde pido mis deseos.
Su mirada son mis ojos, por los que veo el mundo, por los que lloro.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Ha vuelto a aparecer bajo mi cama, esa dichosa pelusa que no me abandona, y que cuando creo haberla perdido vuelve a aparecer silenciosamente.
Aparece ,ahora, yo soy la otra, me preguntó si quizás habrá un día, un solo día en el que todo vuelva a ser como antes, en aquellos tiempos en que dos jóvenes se morian por comerse el mundo uno al lado del otro, en el que las calles de su ciudad firmó el amor profesado y en la que ella nunca jamás volvió a amar.
Hace tiempo barrí bajo mi cama, apareció la misma y muchas más, quise tirarla pero fuí incapaz, hoy solo me queda mirarla y esperar...que es lo que el destino nos deparará.

GRACIAS POR TODO JUANCAR.
bss Antoñita

Juan Carlos dijo...

Muchas gracias Antoñita por pasarte por aquí. Creo que deberías emplearte a fondo para limpiar esa pelusa o para hacerla subir a la cama. Siempre que te asegures que no se aparece bajo otros lechos.

El problema de las pelusas es que a veces se aparecen bajo otro tálamo, y esas no solo se resisten a desaparecer sino que además hacen mucho más daño. No dejes que te pase.

Anónimo dijo...

hoy el espejo brilla más que nunca
gracias a ti





sabes que te quiero, no?

Arwen dijo...

Preferiría que sean tus risas...