sábado, 17 de enero de 2009

Aprovechar el día


Cada noche al acostarse solía escribir en su diario lo que había hecho durante el día. Durante años fue enumerando la gente que conoció, las lecciones que aprendió, su primer beso, el segundo, y aquella mirada que le había impactado.

Cada día una historia diferente que pasaba a engrosar su ya amplio diario. Sin embargo aquel día no sabía que escribir. Eran tantos los días vividos, tantas las experiencias, que no sabía que destacar de aquel día insulso.

Así que escribió, con un lenguaje infantil: "me levanté a las 9, abrí la ventana, ma lavé... Me acuesto a las 12...."

Le pareció demasiado pueril, un recuerdo de infancia, así que buscó su primer diario, un cuaderno verde, de hacía 20 años que empezaba... "Me levanté a las 9, abrí la ventana..."

Entonces se dio cuenta de que cada día, por desaprovechado que pareciera podía empezar una nueva vida, como aquel en que empezó a escribir.

Echó un vistazo al distintivo que le reconocía como premio Cervantes de ese año y se fue a acostar satisfecho.

6 comentarios:

aNita_desvanera dijo...

Yo no sé si habré desaprovechado los días o no, sólo sé que todos los días quisiera que fueran como una nueva vida, aunque sin cambiar la gente que tengo a mi lado, pero hay días que en vez de vivir el presente sólo el pasado. Cómo cambiar eso?

Anónimo dijo...

Lo del premio Cervantes...lo demás muy bien;)

Juan Carlos dijo...

Ana, estoy seguro de que tú aprovechas bien cada día aunque a veces no seas consciente, aunque pienses que sigues viviendo el pasado.

Gema. Y ¿que tienes tú en contra del premio Cervantes? El cuento original, escrito por sms no tenía ese párrafo final, se añadió ayer como refuerzo de la moraleja.

QUEMANIA dijo...

¿Donde explica que anónimo es igual a Gema?
¿De qué sirve firmar anónimo entonces?

Esa tal Gema visita muchos blog je je...

Juan Carlos dijo...

jejejej,

Es lo malo de tener un contador de visitas con estadísticas que sabes quién es cada anónimo...

Nerina Thomas dijo...

Los días no siempre son iguales, me refiero a la voluntad y al ritmo del día.
un cariño