miércoles, 14 de enero de 2009

Huid


¡Soledad! ¿No has visto amanecer sus ojos
en un parpadeo?
¿A qué vienes esta noche, entonces?

¡Desolación! ¿No has sentido la caricia de sus labios
al pronunciar mi nombre?
¿Por qué vuelves a mi oído, entonces?

¡Tristeza! ¿No has respirado su embriagador aroma
al abrir la ventana de su escote?
¿Por qué regresas a mi almohada, entonces?

¡Desilusión! ¿No has visto erizarse mi piel
al sentir su tacto?
¿Por qué me envuelves en tu rudeza, entonces?

Aprovechad esta luna, que mañana huiréis al verla.

7 comentarios:

QUEMANIA dijo...

No te preocupes, será un mal sueño :)

Anónimo dijo...

La magia del último verso es su ambigüedad ¿al verla a ella o a la luna? La luna es un símbolo de muerte y deseo, la que controla las mareas, nuestras mareas; pero al mismo tiempo, está obligada a huir ella misma también a huir y a volver..

Juan Carlos dijo...

Quemania, no, no es un mal sueño, es un mal dormir, es la pesadilla del insomnio.

Gema. Interesante apreciación. La intención es que huyan con la mañana al verla a ella, el deseo, que huyan con la noche al ver la luna.

QUEMANIA dijo...

Solución. Cuando caiga la noche, calzate esas maravillosas botas de florecitas, te daran un calorcito que dormiras como un osito

aNita_desvanera dijo...

Es muy bonito corazon!!
Aunque no siempre huir es la solución, aunque yo siempro pienso que podría serlo, hasta que me doy otro cabezazo con la vida...

Juan Carlos dijo...

No se trata de huir las personas sino que lo hagan esos sentimientos que de vez en cuando nos invaden por la noche para desaparecer con una llamada, un mensaje, o un simple guiño.

Nerina Thomas dijo...

Da que pensar, para pensar. ja!!un saludo