jueves, 30 de agosto de 2007

Hasta en el futbol....

Rara vez veo un partido de fútbol completo, y más si se juega tan tarde. Aunque suene tópico y pedante, a ciertas horas prefiero encerrarme en un libro a ver a 22 tíos corriendo detrás de un balón. Esto no quiere decir que no me guste el fútbol, sobre todo cuando se juega con clase, y ayer fue uno de esos días en los que el espectáculo me enganchó. Jugaban el Barcelona y el Inter, y tan solo ver a todos los jugadores blaugrana saltar al terreno de juego con la camiseta de Puerta me invitó a quedarme, pese a que Florizel y Geraldine (gracias unaexcusa) me esperaban para jugar a las cartas. Luego se sucedieron los goles, las dedicatorias, más o menos sentidas, y la magia del fútbol.


En un lance del partido, el Barcelona ganaba ya 4-0 y el Inter esperaba contra las cuerdas su agónico final, Deco se desmarcó por la izquierda, en un medido pase de Messi que le dejaba en posición ventajosa frente a la atribulada zaga rival. El luso, que apenas tenía ángulo para mirar a portería, decidió redondear el espectáculo con una inverosimil rabona que acabó tímida en las manos del portero. (Nota aclaratoria: La rabona consiste en golpear el balón con el pie contrario al natural haciéndolo pasar por detrás del de apoyo)

Aunque falló su tiro Deco fue duramente increpado por un defensa rival. Le recriminaba que pese a la dura derrota que les estaban infligiendo intentase ridiculizarlos aún más con este tipo de jugadas. Nadie lo entendió. El espectáculo debe primar.


Ayer quedamos. Te mostraste exultante, tan bella como siempre. Alguien me dijo que no me convenía, que suficientemente vejado está mi corazón para seguir sufriendo teniéndote cerca y a la vez tan lejos. Sin embargo me encantó verte. El espectáculo debe primar.

5 comentarios:

Suntzu dijo...

¡Hola, Juan Carlos! Es la primera vez que paso por tu blog. Vengo del blog de Unaexcusa. He entrado por echar un vistazo y he acabado leyéndome unas veinte entradas anteriores a esta.
Me ha gustado mucho la entrada de la basura y la de los recuerdos tomando forma por las habitaciones de la casa.

Con tu permiso, volveré de vez en cuando a tu caverna.
Saludos:)

Juan Carlos dijo...

Hola,

Ante todo muchas gracias. Alguna vez he pasado por tu blog, también a través del de unaexcusa, pero nunca he comentado, creo. Me limito a pasar como observador aunque en alguna ocasión he estado tentado a participar, como en los sueños de conductor, pero se quedó en las ganas. Prometo que lo haré.

Muchas gracias por pasar y comentar. No necesitas mi permiso, tan solo coge un cojín, estuve ahuecando sus plumas esta mañana para los nuevos inquilinos, siéntate con nosotros y comparte tus pensamientos.

Pronto tendré que ampliar la caverna porque día a día somos más, y casi siempre gracias al blog de unaexcusa.

UnaExcusa dijo...

Es que me rodeo muy bien...

Nos vemos este fin de semana. Ya hablaremos...

la ermanita pekeña dijo...

Bueno se que esto no tiene nada que ver con lo escrito, simplemente dejo el comentario para despedirme de vosotros, mañana vuelvo a Salamanca (gran ciudad) y la falta de internet me impedirá compartir tiempo con vosotros, asi que lo dicho, nos vemos al regreso.

Juan Carlos dijo...

Siempre está el teléfono ermanita, y alguna que otra escapada a Salamanca... o a Plasencia

Besos. Que te vaya muy bien. Hablamos